La circulación de las piernas, 3 jugos para eliminarlas

Según datos del instituto español de Flebología, casi el 30% de la población adulta padece síntomas de insuficiencia venosa crónica. Es decir que la circulación está mal. El hecho de sentir las piernas cansadas  o hinchadas, o más aún, padecer de varices, es algo realmente común.

¿Cómo podemos atenuar las molestias? No te preocupes. Con estos jugos naturales encontrarás un sencillo alivio. A continuación, te invitamos a conocerlos.

1. Jugo de piña, sandía, cerezas y jengibre para la circulación.

¿Qué necesito?

  • 2 rodajas de piña.
  • 1 cortada de sandía.
  • Un vaso de agua.
  • 10 cerezas.
  • Una cucharada de jengibre fresco rallado.

¿Cómo lo hago?

  • Te aseguramos que este jugo natural es tan delicioso como saludable. Dispones de elementos naturales que van a combatir la inflamación, van a favorecer la circulación de las piernas y te van a hidratar.
  • Y más aún, señalarte que tanto las cerezas como el jengibre ayudar a reducir el dolor. Si consumes un puñado de cerezas diarias, poco a poco eliminarás la pesadez de las piernas y esos clásicos calambres. Es estupendo.
  • Indicarte además que este jugo es ideal  para tomarlo, por ejemplo, al llegar a casa. ¿Por qué razón? Sencillamente porque actúa como hidratante y como bebida energética capaz de refrescarnos y darnos ánimos.
  • Para prepararla no tienes más que cortar esas rodajas de piña y de sandía. Quita el hueso de las 10 cerezas y llévalo todo a la batidora. Después, hierve una taza de agua y haz la decocción con el jengibre. Una vez esté lista esta infusión, mézclala con el resto del licuado. ¡Fácil!
  • Sírvelo fresco. Te irá de maravilla para mejorar la circulación de las piernas.

2. Jugo natural de toronja o pomelo y moras para la circulación.

¿Qué necesito?

  • Una toronja o pomelo.
  • Un vaso de agua.
  • 10 moras.
  • Una cucharada de jengibre fresco.

¿Cómo lo hago?

¿A qué se intuye tentador? Así es. Este jugo natural, tomado fresco y recién hecho, es todo un tesoro de vitaminas y minerales excelentes para favorecer la circulación de las piernas.

La toronja o pomelo es rica en vitamina C y antioxidantes, muy adecuadas para nuestra salud cardíaca. Tampoco pases por alto los beneficios de las moras. Si puedes encontrarlas en tu tienda habitual o mercados, no lo dudes, tenlas siempre en casa.

Las moras son ricas en antocianinas y proantocianidinas, pigmentos de color oscuro que nos permiten  fortalecer la pared y a aumentar el tono muscular de las venas. Maravilloso. Y una vez más, contaremos en este licuado con la ayuda del jengibre, que como ya sabes, nos permite reducir la inflamación y atenuar el dolor.

  • Para preparar este jugo necesitas una toronja. Obtén su jugo y después, llévalo al fuego junto al jengibre y un vaso de agua. Tras la decocción, lo llevaremos a la batidora y le añadiremos las moras. Debe quedar todo bien homogéneo. También es ideal si está fresco.
  • Toma este licuado media hora antes de tu almuerzo. Es ideal para mejorar la circulación de tus piernas si te lo preparas tres veces por semana . ¿Lo probamos?

3. Jugo de zanahoria, piña, apio y perejil

¿Qué necesito?

  • Una zanahoria.
  • Una rodaja de piña.
  • Un vaso de agua.
  • 2 varitas de apio.
  • Unas ramitas de perejil.

¿Cómo lo hago?

  • Es realmente sencillo. Este jugo natural es nutritivo, depurativo y protector. Dispones de los elementos básicos para depurar tu organismo de toxinas, a la vez que para fortalecer tus venas y facilitar la circulación de la sangre.
  • No te olvides ante todo de incluir en este jugo el perejil. ¿Por qué razón? Porque este condimento natural en nuestros platos se alza como un tónico y purificador de la sangre muy importante. Es un excelente antiinflamatorio que, tomado regularmente, hace mucho por la circulación de nuestras piernas.
  • Para prepararlo, en primer lugar, lavaremos bien todos los alimentos. Después, los pondremos en la licuadora junto al vaso de agua.
  • Intenta que quede todo bien mezclado, bien homogéneo. Es importante que el perejil se haya reducido lo bastante como para apenas notarlo (aunque sabemos que su sabor es fuerte).
  • Dado lo energético que es y lo consistente de sus elementos, sería adecuado que lo tomáramos en la cena. Es delicioso y sin duda, te gustará.

Para concluir, te recomendamos que tomes dos de estos jugos al día. La mayoría de ellos son refrescantes y fáciles de hacer. Vienen muy bien, por ejemplo, cuando llegamos a casa, cansadas.

Nos tomamos uno de estos jugos frescos, y después, nos damos una ducha relajante, que siempre debe terminar con un buen chorro de agua fresca en las pantorrillas. De este modo, favorecemos la circulación de las piernas.