Señales que alertan de colesterol alto y mal funcionamiento hepático

Son ya muchos los consejos y soluciones que hemos compartido para reducir el colesterol y mantenerlo bajo control. Sin embargo, son muchas las personas que desconocen los síntomas que presenta este popular problema; conocerlos para poder poner solución cuanto antes es algo que todos deberíamos saber. Sigue leyendo y descubre cómo detectarlo rápidamente:

El hígado, entre sus muchas funciones, es responsable de la gestión de las grasas a nivel circulatorio, por lo que un mal funcionamiento de este órgano tiene consecuencias directas sobre la calidad de nuestra sangre, que comenzará a circular con un exceso de grasa y colesterol, elevando con ello las posibilidades de sufrir un infarto o desarrollar cualquier tipo de enfermedad cardio-vascular.

Cuando la sangre sufre una alteración en sus niveles de lípidos (ya sean triglicéridos, colesterol o transaminasas), suele traer aparejado también un mal funcionamiento del hígado, algo que puede verse manifestado a través de distintos síntomas:

  • – Digestiones pesadas acompañadas de eructos y flatulencias.
  • – Boca seca, pastosa y con mal aliento.
  • – Pesadez estomacal y alteración del ritmo intestinal, estreñimiento.
  • – Nuevas intolerancias alimenticias.
  • – Cefaleas punzantes y frecuentes.
  • – Picores, urticaria y otro tipo de erupciones cutáneas.

Claves para reducir el colesterol

Es muy recomendable que siempre que sea posible, no dependamos de los medicamentos para tratar problemas más o menos simples como el colesterol, ya que acabaremos creando dependencia a ellos. La alimentación, como siempre, juega un papel clave y puede ayudarnos a disminuir los niveles de colesterol fácil y naturalmente. Toma nota de estos tips y no dudes en ponerlos práctica:

  • No satures de trabajo a tu hígado. Evita el tabaco, el alcohol, el café, la sal y los vinagres. Cuando quieras aderezar un plato o ensalada usa mejor limón natural.
  • Elimina de tu dieta los alimentos ricos en grasas saturadas, como la comida rápida y la bollería industrial.
  • Incluye en tu dieta alimentos ricos en fibra. Te ayudarán a limpiar el organismo, prevenir el estreñimiento y arrastrar las placas de colesterol de tus arterias.
  • Aumenta el consumo de alimentos ricos en antioxidantes y con propiedades protectoras del hígado, como el pescado azul (muy rico en omega 3), los tomates, la avena, las nueces, la cebolla o las frutas, siempre saludables.
Compartir